UN CIERTO OPTIMISMO

Estamos a punto de concluir el primer semestre de 2015 y parece oportuno realizar un análisis, siquiera parcial, de esta primera parte del año.

 

Si comenzamos  por una visión global debe señalarse como dato positivo que han bajado los precios del petróleo lo que ha supuesto, con su estacionalización de niveles bajos, un importante factor de equilibrio y aceleración del crecimiento económico mundial.

 

Por otro lado, la expansión monetaria del Banco Central Europeo ha determinado una inyección económica de liquidez destinada a un programa de compra de activos públicos y privados de hasta 60.000 millones mensuales de euros en un horizonte hasta septiembre de 2016.

 

¿Y España? El primer trimestre de 2015 supuso un acelerón en nuestra economía con una subida del PIB en tasa anual del 2,6 % y la deflación, desde abril, parece que se aleja.

 

¿Y cómo va el empleo? En nuestro sector en 2013 hubo una pérdida de afiliación a la Seguridad Social del 12,1 % pero en este trimestre de 2015 se compensa con el incremento de esta afiliación del 3,4 en enero, del 5,1 en febrero y del 5,4 en marzo, últimos datos de que disponemos.

 

Este panorama general, por lo que respecta a Andalucía, viene determinado por dos factores: en primer lugar, el largo periodo desde las elecciones autonómicas de marzo, hasta que se ha constituido el nuevo gobierno de la Junta tras los pactos ha originado una cierta inestabilidad y un claro parón administrativo. En segundo lugar, las elecciones municipales de mayo generan también una relativa incertidumbre, sobretodo en aquellos ayuntamientos gobernados por varios partidos o por algunos que hasta ahora se han presentado con claros elementos de cambio radical y poco respetuosos con la legalidad.

 

Sin embargo somos relativamente optimistas: hay más población ocupada, crecen las licitaciones públicas, no obstante el relativo parón en abril y los procedimientos de contratación se agilizarán; se están transmitiendo más viviendas y éstas aumentan moderadamente su precio, incrementándose también el número de visados.

 

Una apostilla final, de Grecia y luego de Roma nos vino históricamente progreso y cultura; quiera Dios que este panorama no se perjudique con las veleidades griegas. Y si siempre lo bueno vino desde Oriente (de aquí, orientarse), que ahora no nos desorienten desde la misma zona.

Directorio de la Construccion Servicios Gratuitos Promoción EPC Tracker Acuerdos y convenios
Publicidad
BUREAU VERITAS